Si estás usando Internet Explorer, es posible que no puedas ver los enlaces en el lateral izquierdo. Cambia a Mozilla Firefox o cualquier otro navegador y podras ver la página correctamente.

viernes, 28 de diciembre de 2012

EL DRAGO DEL SUR DE GRAN CANARIA, NUEVA ESPECIE DESCUBIERTA PARA LA CIENCIA, JOYA DE LA BOTÁNICA.

Solamente sobreviven 79 ejemplares.
Drago de la Isla de Socotora (Yemen). El Drago de Gran Canaria tiene mas parecido con estos dragos de África Oriental que con el drago común que conocemos. Flickr.

PABLO GUEDES GONZÁLEZ

Con toda seguridad son muy pocos los canarios y por ende los surgrancanarios que tienen conocimiento de que, refugiados en los riscos más inaccesibles del sur de la isla, quedan los únicamente 79 ejemplares que existen en el mundo en estado silvestre del dracaena tamaranae, una nueva especie de drago, que fue descrita por primera vez en 1998 por Aguedo Marrero, Rafael Almeida y Manuel González Martín.

Es por todo ello que siguiendo la filosofía de nuestro blog, exponemos estas breves líneas con el fin de difundir este descubrimiento y sensibilizar a los lectores, sobre el valor del mismo.

Aunque los especimenes ya eran conocidos desde hacía tiempo, se observó que eran diferentes de los de la especie habitual de las islas, la dracanea draco, el drago común, especie mundialmente conocida.

Así, en la década de los 60 del pasado siglo los grupos montañeros Grupo Universitario de Montaña y Grupo Montañero de San Bernardo los habían localizado en los barrancos del sur de la isla, lo que comunicaron a Günther Kunkel, el celebre naturalista y botánico alemán, quien los dio a conocer en distintas publicaciones de 1972 y 1973, aunque como hemos indicado, identificándolos con el drago común.

Hasta la fecha se conocía la existencia de cinco especies distintas de dragos, que únicamente sobrevivían en estado silvestre en las islas de la macaronesia y en el noreste de África, en el entorno del Mar Rojo y en la isla de Socotora en el Océano Índico, en el borde oriental del continente.

Ficha de Dracaena Tamaranae, con su descripción
 y localización. www.jardincanario.org
Es en 1762 y 1767 es cuando el celebre naturalista Linneo describe al que conocemos como drago común. Las otras cuatro especies de dragos se describen en la segunda mitad del s. XIX, resultado de las diversas exploraciones realizadas en el este de África, consecuencia de la expansión colonial inglesa en plena época victoriana, que alcanzó en esas fechas su máximo apogeo.

El drago común, que también recibe otros nombres en castellano como dragón, drago macaronésico, drago canario, drago de África, dragonero, árbol de la sangre de drago, árbol del drago o árbol gerión es un árbol que puede alcanzar alturas hasta de 15 y 20 metros, bastante escaso en su medio natural y que vive en los archipiélagos de la Macaronesia: en las islas de Cabo Verde, Canarias y archipiélago de Madeira.

Poco antes de darse a conocer el drago grancanario, se había descubierto en 1996, una subespecie del drago común en Marruecos, donde se localizó, refugiado en inaccesibles riscos del Anti -Atlas Marroquí, al igual que el drago de Gran Canaria.

Este descubrimiento replanteó a su vez el origen de unos dragos existentes en Gibraltar, que se creían llevados allí desde las islas, de los que actualmente se sospecha que pudieran ser un remanente de poblaciones silvestres habidas en tiempos pasados y se les encuadra dentro de la subespecie marroquí que recibe el nombre de científico de dracanea draco ajgal.

Lo paradójico del drago de Gran Canaria, es que tiene más similitudes con los dragos del Océano Índico, que se encuentran a muchos miles de kilómetros, que con los del drago común de la Macaronesia.

Este hecho refrenda un origen único de estas especies calificadas en otra época de antidiluvianas, origen que se debió situar en el actual desierto del Sahara, en otros tiempos constituidos de selvas y bosques de laurisilvas.

Orígenes de Los Dragos.

La persistente envoltura de nieblas que ascendiendo desde el Océano se pega a las cumbres insulares, impregnándolas de humedad y frescura, propicia la existencia de bosques, últimos vestigios supervivientes de las ancestrales selvas subtropicales que hace millones de años poblaron buena parte de lo que hoy es el Sahara y el área mediterránea.

Drago de Las Meleguinas, situado en los jardines del
 restaurante Las Grutas de Artiles (Santa Brígida,
ejemplar de 12,25 metros de altura y con edad
 estimada de 425-450 años de edad, con 27
periodos florales, el más anciano de la isla.
plantasdemitierra.blogspot.com

La laurisilva es un ecosistema que únicamente pervive en parte de las islas de la macaronesia desde el Terciario, que desapareció del continente como consecuencia de los cambios climáticos del Cuaternario y que encuentra refugio en la zona de nieblas del norte de las islas.

El Sahara estuvo en el pasado constituido por estas selvas frondosas y fue el territorio legendario que dio origen al antecesor de las seis especies de drago existentes. Este antecesor, conforme se iban desarrollando los distintos cambios climáticos fue adaptándose a los mismos y al territorio en que habitaba, desapareciendo de las zonas más secas y conservándose en las zonas más húmedas que se encontraban en los márgenes del desierto, y que hoy se sitúan en las islas macaronésicas, Marruecos y Mar Rojo.

El Drago de Tamarán, que sobrevive en la parte sur de la isla, presenta mayores similitudes con las especies de África Oriental, con toda seguridad por la adaptación de todas estas especies a los ambientes secos.

Se sabe que hace unos 10.000 años, el Sahara era aún una sabana en la que convivían muchas especies hoy desaparecidas y entre ellas el drago. Fue a partir de hace unos 7.000 años, cuando debido a un nuevo cambio climático, buena parte del territorio sufrió la desertificación, hecho que aún continua hoy día.
Centrándonos en Gran Canaria, el Drago común habitaba en la mitad nororiental (Alisiocanaria), de geología más reciente e influenciada por la humedad del alisio mientras que el Drago Tamarán ocupaba la mitad suroccidental, geológicamente la más antigua de la isla y la más seca.

La sangre de Drago.


Drago Tamaranae de Riscos del Montañón (Barranquillo
 Andrés) ejemplar adulto con al menos 12 periodos
 florales, lo que supone180 años para un drago común
y que probablemente tenga más del doble.
 plantasdemitierra.blogspot.com
En la madrugada de un día de agosto de 1403, una pequeña nave al mando del caballero normando Gadifer de La Salle fondeó en la bahía de Gando, el gran puerto natural situado entre Telde y Agüimes, como es descrito en Le Canarien, la crónica francesa de la conquista de Canarias. Al amanecer, en la playa se habían congregado unos 500 canarios que observaban atentamente los movimientos de la barcaza y su tripulación. A través de Pedro el Canario, el intérprete o “lengua” que iba a bordo, Gadifer les propuso realizar algunos trueques, a lo que se avinieron los canarios, no sin cierta desconfianza por ambas partes. La crónica añade que les trajeron

 “higos en gran cantidad y sangre de drago que cambiaron por anzuelos, viejos utensilios ferrugientos y agujas para coser; y obtuvieron sangre de drago que valía a lo menos doscientas doblas de oro y todo cuanto les entregaron no valía más de dos francos”.

Ésta es la primera información histórica fidedigna sobre los dragos de Canarias y del alto valor que para los conquistadores tenía la savia de los dragos, que llamaban sangre por su color rojizo.

Los médicos medievales la recomendaban, básicamente, para cicatrizar heridas abiertas y regenerar los tejidos dañados, y también como un elemento más en la composición de remedios para diferentes enfermedades: . Así el médico y botánico andalucí del siglo XII Al-Baytar resume sus principales virtudes:

“Conviene a las heridas de espada y armas parecidas [...] corta las hemorragias [...] cicatriza las heridas frescas y sangrantes [...] estriñe la vagina [...] fortifica la dentadura [...] es útil contra las escoriaciones de los intestinos [...] es astringente [...]”.

A esas propiedades medicinales se le añadían otras muchas, también supuestamente extraordinarias, como su eficacia en el tratamiento de hernias, gonorrea, impotencia sexual, incontinencia urinaria. En siglos posteriores, la sangre de drago siguió figurando en los principales tratados farmacológicos europeos.

La sangre de drago se utilizaba además como colorante por vidrieros, orfebres, esmaltadores e iluminadores y para algunos estudiosos, la savia de drago fue utilizada por Antonio Stradivari, para barnizar sus famosos violines. Se trataba de un secreto que él nunca desveló, ya que supuestamente contribuía a proporcionarles su inigualable sonoridad.

Ejemplar de Drago de Gran Canaria cultivado
en el Jardín Canario de unos 10 años de edad.
plantasdemitierra.blogspot.com

En el siglo XV la sangre de drago de Canarias ya se comercializaba en Europa y competía con la procedente de Socotora y del sureste asiático, lo que fue causa de gran disminución de las poblaciones.

Los ejemplares mas famosos.

Según Leoncio Rodríguez (Los Dragos Milenarios en Rincones del Atlántico) el naturalista Pierre Ledru, en una expedición francesa del año 1796, dice:

“Vi en el jardín de Franchy un drago, el más hermoso de cuántos hay en las islas, y quizás en todo el globo: tiene 20 metros de altura, trece de circunferencia en su parte media, y veinte y cuatro en su base”.

Este drago legendario, el mas extraordinario conocido y ya desaparecido se situaba en La Orotava, dentro los jardines de la casa Franchy, siendo abatido en 1867 por un vendaval.

Entre los gajos de su elevada copa había una mesa, con asientos para catorce personas, en la cual se sirvió un banquete el año 1792, en honor de la embajada inglesa, presidida por lord Macartney, que hacía viaje para el Extremo Oriente. La distinguida comitiva pudo albergarse perfectamente en el amplio espacio que dejaban los cuatro grandes brazos del árbol, donde se improvisó una sólida plataforma con galería exterior para el servicio y una cómoda escalera para subir a ella.

El ejemplar de drago canario existente mas antiguo y más famoso es el llamado drago milenario de Icod de los Vinos, en Tenerife, aunque actualmente se estima que su edad real oscila entre los 500 y los 600 años. Su base tiene un perímetro de doce metros y la altura del tronco, hasta la copa, más de catorce metros.


Drago de Icod. www.rinconesdelatlántico.es
Otros ejemplares muy conocidos son el drago de Pino Santo y el drago de las meleguinas en el municipio de Santa Brígida, el de Sietefuentes en Los Realejos , el de Tacoronte y los dragos gemelos en Breña Alta (La Palma). Precisamente en esta última isla, en Garafía, se encuentra la mayor concentración de dragos del archipiélago.

Estos árboles en Tenerife servían de horóscopo de los campesinos para sus barruntos del tiempo. Si el árbol florecía por el lado norte, el año era de lluvia en los altos; si por el sur, tiempo de costa. Y cuando no florecían, indicaba malas noticias para los campesinos. En el año 1851, que fue de espantosa sequía en las islas, florecieron todos los dragos al llegar el mes de agosto. Al siguiente invierno, las lluvias fueron generales en las islas, y costas y medianías se cubrieron de verdes sementeras.

Desde los inicios del siglo XVI hasta finales del XVIII, se exportaron a Europa miles de toneladas de sangre de drago desde los archipiélagos macaronésicos, lo que supuso la casi extinción de la especie. De hecho, en Madeira apenas sobreviven un par de ejemplares salvajes y en la cercana isla de Porto Santo, antaño famosa por la abundancia de dragos, no quedó ni uno. En Cabo Verde desaparecieron de varias islas y, actualmente, sólo existen algunas poblaciones naturales en las islas de Santo Antao y Sao Nicolau

El cálculo de su edad.

El tallo de los dragos no es leñoso, por lo que no se puede establecer la edad por medio de los anillos de crecimiento y es por ello que a raíz de las observaciones se ha determinado que el intervalo medio de floración del Drago Común para muchos ejemplares (a excepción de los que viven en estado silvestre) es de 14-15 años.

De esta manera se calcula la edad de cada drago contabilizando el número de ramificaciones, puesto que después del periodo floral es cuando se producen estas (ver foto adjunta de Jesús Palenzuela Borges). Se entiende que la primera rama es el tronco principal y luego se contabiliza el brazo con mas ramificaciones, pues no siempre florecen todas las ramas.

Este método funciona para ejemplares de drago común que no viven en un medio salvaje, que están perfectamente cuidados y que no son afectados por periodos de sequía. Todavía no se ha comprobado si funciona para el Drago de Gran Canaria o Tamaranea.

Por tanto para especímenes en la naturaleza sujetos a los cambios de la climatología, especialmente a la sequía, las floraciones se dilatan en el tiempo, por lo que nos encontramos con ejemplares que pueden tener unas pocas ramas que pueden tener más de 200 años, como algunos de los ejemplares que se conocen del drago de tamarán.

Drago del barranco de Alonso, Santa Brígida, conocido como  “drago de Pino 
Santo” y en alguna ocasión como “drago de Hoya Bravo”,  habita en un risco
de unos 15 m del margen derecho del barranco de Alonso. Su edad se estima
en unos  230 años y se considera por su porte y ubicación el más bello de la isla).
 plantasdemitierra.blogspot.com
Según Rafael S. Almeida (Los dragos del archipiélago canario en Rincones del Atlántico.es ), el crecimiento de los dragos está fuertemente condicionado por el medio en que vegetan, pudiendo progresar muy rápidamente y alcanzar grandes dimensiones o, por el contrario, ralentizar extraordinariamente su desarrollo y adquirir un porte modesto o incluso raquítico. Comenta Almeida que dragos de un mismo semillero se plantaron hace cuarenta años en macetas y en el Parque Municipal de Arucas, alcanzando los primeros apenas el metro de altura y todavía sin florecer, y más de diez metros los segundos y mostrando cuatro niveles de ramificación. Asimismo, muchos ejemplares “juveniles” que habitan en los riscos de Tenerife y Gran Canaria y que presentan el típico tronco con su roseta terminal, prueba de que no han florecido, pueden tener varias décadas o ser incluso centenarios, siendo aún más difícil determinar la edad de los ejemplares viejos con doce, quince o más periodos florales que viven en esos riscos y que muestran por lo general un aspecto desgarbado. Probablemente son tanto o más viejos que los ejemplares más grandes que todos conocemos.


Los Dragos silvestres de Gran Canaria.

Hasta el año 2009, ejemplares de Drago común en estado silvestre, solamente era posible encontrarlos en Tenerife y Gran Canaria y fue en ese año cuando murió el último ejemplar conocido en Gran Canaria, que crecía en los paredones del barranco de Pino Gordo, debido a la sequía de los últimos años, extinguiéndose así en su estado natural.

En Gran Canaria se tenían referencias de la existencia de dragos silvestres por la vertiente norte de la isla, todos ya desaparecidos. Muchos dragos que pudieron tener origen silvestre, sobreviven hoy gracias a la mano del hombre, llegando a tener varios cientos de años, tal es el caso de los dragos de Las Meleguinas y del barranco de Alonso, en el camino a Pino Santo.

La evidencia de la existencia de los dragos comunes en la vertiente norte, se confirma por el hallazgo de hojas fosilizadas datadas entre 2.700 y 9.000 años de antigüedad.


Último Drago Común silvestre de Gran Canaria
en el barranco de Pino Gordo, (La Aldea).
Murió en 2009, imposible datar, contaba con 2
ramificaciones pero se conoce que estaba de
 la misma manera desde hacía 90 años.
plantasdemitierra.blogspot.com
A su vez la toponimia de toda la isla es rica en dragos y draguillos y concretamente en el sur de la isla tenemos un documento de repartimientos del año 1553, haciendo referencia al “barranquillo de Los Dragos”, en los Lomos de Pedro Afonso, entre el barranco de Arguineguín y Chamoriscán:

"... çient hanegadas de tierras que son tras la ysla para pan sembrar que tienen por linderos de la una parte el camino que viene de los çercados entrando en los lomos de Pedro Afonso hasta la casa del Lançe e por una cordillera a dar al Arganegui e por la otra parte la cordillera de Chimidaçan que viene a dar al barranquillo de los Dragos ..." (Ronquillo, M y Aznar Vallejo, E.: Repartimientos de Gran Canaria, Las Palmas de GC, 1998).

Igualmente podemos ver en el mapa de Amurga dos topónimos: Lomo del Draguillo y Barranco del Draguillo, haciendo referencia a la existencia de esta especie en la zona, situados en la cercanía de Barranco Hondo. 

Antiguamente en Amurga, entre el tabaibal del Llano y el Pinar (entre los 200 y 1.000 mt) se encontraba el bosque termófilo comprendido por especies como la palmera (en los barrancos), la sabina, el lentisco, el almácigo, el acebuche, el drago y el granadillo, como se puede constatar por la toponímia. Con estas especies se constituían auténticos bosques comparables a los que todavía hoy podemos observar en Bandama, Tafira Baja o el Barranco de los Cernícalos.

El Drago de Tamarán (dracaena tamaranae).
Drago Tamaranae de Cortadores (Barranco de Arguine-
guín) Se identifican 6 periodos florales lo que implicaría
90 años de edad para drago común cultivado.
plantasdemitierra.blogspot.com
A comienzos de la década de los 90 el geógrafo y naturalista Rafael Almeida recoge por primera vez semillas de estos dragos, las cuales comparte con el Jardín Botánico Canario “Viera y Clavijo” (Jardín Canario). Con la colaboración de dicho geógrafo y del biólogo Manuel González Martín, y de Aguedo Marrero se dio a conocer como entidad taxonómica diferente en 1998. Había transcurrido un siglo (104 años) desde la última especie de drago descrita en el mundo, el drago de Saba.

El drago de Gran Canaria es una especie que crece en las cotas medias del cuadrante suroeste de la isla, desde los paredones de Amurga en el barranco de Fataga hasta la Mesa del Junquillo en el barranco de La Aldea. Hasta ahora resulta endémica de Gran Canaria y presenta más afinidades morfológicas con los dragos del este de África que con el drago macaronésico: con el drago de Nubia, con el de Somalia, y especialmente con el drago de Saba.

Crece en altos riscos, prácticamente inaccesibles entre la zona del cardonal-tabaibal y la del pinar y según Rafael S. Almeida (obra citada ) la especie cuenta con una población exigua y severamente fragmentada cuyo censo más reciente arroja un total de 79 individuos, de los que 67 son juveniles (no han florecido nunca) y solamente 12 son maduros. La mortalidad observada es muy alta, 13 ejemplares en los últimos 25-30 años, lo que supone más del 14% del total de sus efectivos. Por contra, la natalidad es nula para dicho periodo, al no haberse constatado la existencia de plantas jóvenes que se puedan asignar al mismo, ya que todos los ejemplares “juveniles” cuentan con decenas de años y muchos son centenarios.

Drago Tamaranae del Roque del Pinillo (Bco. Arguineguin) 
 De altura cercana a los 5 metros y edad estimada de
 250-300 años. (Datos de Ezquiel Martínez en su guía
 del Viajero de "Árboles, leyendas vivas") Foto de José
Luis Montañez publicada en
 plantasdemitierra.blogspot.com
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN Red List Categories, 1994), se propone su clasificación como en “Situación Critica” (CR). A ello hay que sumar el hecho de que una parte de sus efectivos naturales se hallan fuera de los límites de los Espacios Naturales Protegidos establecidos en la Ley 12/94 de Espacios Naturales de Canarias

Almeida comenta que casi todos los especímenes censados crecen diseminados en dos áreas separadas: Arguineguín-Tauro, ( 52 ejemplares) y Vicentillos-Fataga, (20 individuos). La primera abarca la vertiente derecha del barranco de Arguineguín (el núcleo poblacional más importante, con 30 dragos), la vertiente izquierda del barranco de Mogán (10 individuos) y el macizo de Tauro, flanqueado por ambas vertientes y en cuyos barrancos interiores de Tauro, Taurito y Tangüingüi habitan 12 ejemplares. La segunda se localiza en el barranco de Los Vicentillos (12 ejemplares), en el de Fataga (6) y en los emplazamientos aledaños de Morro Garito y el Talayón de la Cogolla. Fuera de las dos áreas descritas sobreviven 7 ejemplares muy dispersos en Las Tederas, Los Palmitos, Chamoriscán, Huesa Bermeja, Punta de Tabaibales, Inagua y Mesa del Junquillo.

El reducido número de sus efectivos y la extrema fragmentación de sus poblaciones constituyen una amenaza para su supervivencia, al margen de otras variables de riesgo como la ya comentada recesión demográfica, anomalías de carácter intrínseco (pérdida de variabilidad genética, depresión por endogamia), eventos naturales (vendavales, desprendimientos, sequías periódicas) y fuerte presión zooantrópica (ganado, conejos, incendios, recolección para hacer huroneras, proliferación de pistas y de fincas próximas a sus lugares de refugio, etc.).

BIBLIOGRAFÍA.

Almeida Pérez, Rafael. El Drago de Gran Canaria (dracaena tamaranae): Una joya botánica de la flora insular recien descubierta para la ciencia.

Almeida Pérez,Rafael S. Los dragos del archipiélago canario. En www.rinconesdelatlantico.es


MARRERO, A., ALMEIDA, R.S. & GONZALEZ-MARTiN, M. (1998): “A new species of wild dragon tree, Drabaena. (Dracaenaceae) from Gran Canaria and its taxonomic and biogeographic implications”. Botanical’Journal of the:Linnean Society, 128 (3): 291-314.

Lázaro Sanchez-Pinto Pérez Andreu: El Drago del Atlas. En www.vierayclavijo.org 
Marrero, Águedo. Dragos. En www.rinconesdelatlantico.es

Marrero Rodr., R.S. Almeida & Gonz.-Mart., 1998: El drago de Gran Canaria: Dracaena tamaranae. En www.rinconesdelatlantico.es

Rodríguez, Leoncio. Los dragos milenarios. En www.rinconesdelatlantico.es

Rodríguez, Leoncio. Los árboles históricos y tradicionales de Canarias. Santa Cruz de Tenerife: la Prensa, ca. 1940, pp. 99-110

Sánchez-Pinto, Lazaro; Zárate, Rafael. Sangre de drago. En  www.rinconesdelatlantico.es

6 comentarios:

  1. Buenos tardes:

    Con todos mis respetos, el drago de Las Meleguinas no sólo es el más antiguo de la Isla de Gran Canaria, sino de todo el Archipiélago.

    Y no es una opinión personal. Está refrendado por los especialistas en dragos.

    Saludos cordiales,

    Juan Manuel López
    Las Palmas de Gran Canaria

    ResponderEliminar
  2. El drago más antiguo de Canarias es el de Icod. Si no te gusta, le echas azúcar.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Parece mentira que los Canarios entre ellos se pongan asi ... Esto es Canarias y solo una, y no como dicen algunos. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy buenas... Es la primera vez que dejo un comentario en un artículo, sobre todo porque si lo leo hasta el final quiere decir, por lo general, que me ha cautivado y ha despertado mi interés y, normalmente, en esos casos no tengo nada que añadir. Aunque reconozco que podría estirarme de vez en cuando y felicitar a los autores. ¡Aprovecho la ocasión: felicidades autores! En relación a los comentarios anteriores y sin querer polemizar demasiado: lo que parece realmente mentira es que cada vez que se publica un artículo de divulgación científica sobre Canarias, como es el caso de este artículo sobre botánica (muy interesante y rigurosamente documentado), aparezcan enseguida los "contertulianos de medio pelaje", timple en mano, para cantar la misma letanía folclorista de siempre. Me parece de una estrechez de miras imperdonable y desde mi muy personal perspectiva de canario expatriado les digo que vaya vergüenza... ¡Supérense a sí mismos y superen el pleito insular, pero, en especial, háganse dueños de otros argumentos, que están siempre con la misma retaila!

    Ayose Armas

    ResponderEliminar
  5. "drago de Canarias, realidad intemporal, en el que pasado y presente se mezclan con el tiempo mítico que sobrepasa las limitaciones del tiempo humano e histórico, y que han superado los límites de la rutina y sucesiva temporalidad para vivir en un ritmo heteróclito siempre en aparente jovialidad" en la que la edad es un dato tan incierto como irrelevante en la consuetudinaria asimilación milenaria de la irrefutable memoria popular ycodense.........
    de mi canto al drago milenario de Ycod.
    Álvaro fajardo

    ResponderEliminar
  6. no creo q le importe la discusion de estos señores al "señor drago"

    ResponderEliminar

COMPARTE ESTE ARTÍCULO CON TUS AMIGOS EN LA RED: (pincha el botón de tu red social)